EL CEREBRO NOS ECHA HUMO…

el cerebro nos echa humo

Dejar Huella. El cerebro nos echa humo…

Por casualidad, leí un artículo sobre el problema que está suponiendo para nuestros jóvenes la sobre estimulación de sus cerebros.

El artículo contaba que cualquier joven en nuestros tiempos recibe tanta información en un mes, como una persona hace 100 años en toda su vida.

La cantidad de problemas psíquicos que pueden sufrir en la edad adulta estos niños sobre estimulados da pavor…

En una de las partes del artículo, el autor dabá una serie de recomendaciones en forma de decálogo para prevenir esos estímulos a los que nos vemos bombardeados. Sencillo, en resumen controlar Teléfonos, tabletas, tv, etc.

Lo que no me gustó del artículo, es la poca profundidad con la que tocó el tema (en mi opinión). Para mí el problema no es la sobre estimulación de los jóvenes, es el vacío emocional, espiritual y social de los adultos. El resto me parece solo una consecuencia.

Os dejo el comentario que dejé en la página que publico el artículo. Llevaba unos 72 comentarios publicados, y después de 7 días todavía no han publicado el mío (hay muchos publicados con fechas posteriores). No quiero pensar mal, pero quizá, la opinión de todos no sea bien recibida… De todas formas, Gracias.

En mi opinión la sobre estimulación no es el problema, es la consecuencia de un vacío existencial que queremos rellenar desde el exterior.

Los adultos hemos sido sobre estimulados con mensajes que nos tienen el cerebro condicionado hacia la estupidez y la falta de valores humanos. ¿Qué podemos dar a nuestros hijos? Cómo mucho lo que tenemos (me refiero a nuestro interior) y no hace falta ser un lince para ver nuestra pobreza interior. Es estúpido pensar que lo que vemos en el mundo exterior, no es lo que somos en nuestro interior.

Estamos llenos de información, pero vacíos de verdadero conocimiento.

No debemos crear nuevas normas y decálogos, NECESITAMOS REPLANTEARNOS LOS EXISTENTES desde las religiones, hasta las horas lectivas en los colegios, pasando por nuestras casas.

Quizá, deberíamos empezar a investigar e inquirir con nuestros hijos ¿Cuál es la verdadera educación? ¿Para qué debe servir realmente la educación? Observando el mundo que me rodea creo que no vamos por el buen camino con eso de meter a nuestros hijos en la cabeza que tienen que ser alguien…

Seguramente la educación debería estar enfocada en que cada uno BUSQUE EL VERDADERO SENTIDO DE LA VIDA (que no creo que sea tener casas, coches, mujeres, joyas, hombres, etc), tirando abajo cualquier condicionante establecido en nuestro cerebro, cada vez más esclavo del placer efímero y superficial, por lo tanto, cada vez más torpe y estúpido.

Dejarhuella.org”

Puedes dar a me gusta en Face y a seguir en Twitter. También puedes suscribirte y comentar. Mil gracias

Anuncios

9 pensamientos en “EL CEREBRO NOS ECHA HUMO…

    • Buenas Julian, muchisimas gracias por tu comentario y por tu enlace… Tras varios intentos de entrar en tu página no lo he conseguido. Me devuelve un mensaje de página no disponible.

      Si hago algo mal, dímelo y estaré encantado de entrar y aprender.

      Mil gracias y un abrazo a Argentina

      • Muchas gracias! Es bueno tener apoyo. Queria charlar contigo, pedirte una recomendacion. Estoy buscando alguna parabola, moraleja o alguna historia con enseñanza acerca de la educacion. conoces alguna interesante?

      • Clavos en la cerca

        Había un niño muy mal educado que no atendía a buenas razones, quedándose cada vez más sólo y sufriendo por ello. Un día a su padre se le ocurrió una forma de hacerlo consciente de las consecuencias que podía ocasionar su comportamiento, ante la imposibilidad de hacerlo reaccionar con palabras le dio un saco de clavos y le dijo que clavara uno en la cerca del jardín cada vez que perdiera la paciencia o se enfadara con alguien o no tuvierea un comportamiento correcto…
        El primer día clavó 29 clavos, pero durante las siguientes semanas, se esforzó en comportarse mejor y día a día la cantidad de clavos que debía clavar, disminuyó, aunque, a esas alturas la cerca estaba repleta. En un determinado momento fue consciente que le resultaba más fácil controlarse que clavar clavos.
        Llegó un día en el que ya no necesitó clavar más clavos y satisfecho llamó a su padre para decírselo…
        Su padre lo felicitó pero le pidió que, a partir de ese momento, quitara un clavo por cada día que se comportara de forma educada y correcta. Los días pasaron y el niño dijó a su padre que los había quitado a todos…
        El padre, llevó al niño hasta la cerca y le dijo: Hijo, te has comportado muy bien, pero mira todos los agujeros que han quedado… Esta cerca ya nunca será como antes. Lo mismo ocurre con las personas. Cuando discutes con alguien, le dices palabras ofensivas o no te comportas de forma correcta dejas en las personas y en el mundo huellas como éstas…

        Por suerte también dejamos huellas positivas con nuestro buen comportamiento, pues, no hay manera de pasar por el mundo sin dejar nuestra huella en alguna persona. Lo que diferencia las marcas de unos y otros, son los valores de cada uno…

        Esta es una vieja historia que he redactado según recordaba y a la que he añadido algunas cosas… Espero que te sirva. Mil gracias por la confianza Julian. Un cordial saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s