TÚ HAS TENIDO MUCHA SUERTE…

tu has tenido muchas suerte-01

Dejar Huella. Tú has tenido mucha suerte…

A veces sin saber por qué algunas palabras me persiguen, esta semana me he visto acosado con las palabras: “suerte” y “nostalgia”.

También me ocurre habitualmente que cuando no entiendo algo muy bien, como es el caso de estas palabras, alguna circunstancia aparece en mi vida para dejarme su lección magistral con vía directa al corazón, de esas clases que sin estudiarlas jamás se te olvidan.

Estos últimos días he sentido una gran nostalgia sin tener una explicación lógica. Como siempre en estos casos me encierro en mi pellejo intentando comprender que busca mi alma.

Sé que es una llamada de atención a no conformarme con lo que vivo cada día, es el toque de campana de un tren con destino a “la dicha” que todos los días pierdo por arrastrar pesadas maletas por el andén…

Por otro lado, en una larga e interesante conversación con Josema (mi hijo), me comentaba que había tenido mucha suerte por cómo eran ellos y de la forma tan sana en que nos relacionábamos. Después me lo repitieron varias amigas de Nazaret diciéndome: “Beni, que suerte tienes con tus hijos”. Esto no deja de ser sorprendente viniendo de adolescentes de 17 años.

Realmente no sé lo qué es la suerte, no conozco nada más que tres dimensiones y no sé si el sufrimiento, la muerte o lo que consideramos “mala suerte” encierra en otra dimensión la fortuna de una lección mayor.

Basándome en estas tres dimensiones mi creencia sobre la suerte gira en torno a la más pura de las suertes aquella que no se controla y nos viene dada (algunas enfermedades y fortuitas desgracias), y luego está la suerte buscada, la que cada uno provoca comprando las papeletas con premio seguro.

¿Qué tiene de mala suerte, una persona que se bebe una botella de licor todos los días y pilla una cirrosis? ¿Qué tiene de mala suerte, pensar que el hecho de ser padre me otorgará por la gracia divina el respeto de mis hijos, aunque, los trate de cualquier manera?

Como conclusión os dejare una historia que me conmovió cuando la leí y de la cual saque una gran explicación para las dos palabras que me perseguían.

Antes de leer la historia basada en un hecho real, os recomiendo que compréis muchas papeletas de lo que queráis conseguir:

  • Si deseáis buena salud, cuidad vuestro cuerpo.
  • Si deseáis el respeto de vuestros hijos, sembrad respeto con cada palabra.
  • Si deseáis que os amen, no dudéis en repartir amor.
  • Y así hasta el infinito…

 

Historia real

“Como médico oncólogo, ya endurecido con largos 29 años de actuación profesional, puedo afirmar que he crecido y he cambiado con los dramas vividos por mis pacientes. No conocemos nuestra verdadera dimensión hasta que, golpeados por la adversidad, descubrimos que somos capaces de ir mucho más allá.

Me acuerdo con emoción del Hospital del Cáncer de Pernambuco, donde di mis primeros pasos como profesional… Empecé a frecuentar la enfermería infantil y me apasioné por la oncopediatría.

Viví los dramas de mis pacientes, niños víctimas inocentes del cáncer. Con el nacimiento de mi primera hija, comencé a asustarme al ver el sufrimiento de los niños.

¡Hasta el día en que un ángel pasó a por mí! Mi ángel vino en forma de una niña de 11 años de edad, ya probada por dos largos años de tratamientos diversos, manipulaciones, inyecciones y todas las incomodidades que provocan los programas químicos y las radioterapias.

Pero nunca vi a este pequeño ángel flaquear. La vi llorar muchas veces; también vi miedo en sus pequeños ojos; al fin y al cabo, ¡esto es humano!

Un día llegué al hospital muy temprano y encontré a mi pequeña ángel sola en la habitación. Pregunté por su madre. La respuesta que recibí, aún hoy, no consigo contarla sin experimentar una profunda emoción.

— Tío, me dijo ella — a veces mi madre sale del cuarto para llorar a escondidas en el pasillo… Cuando yo muera, creo que ella va a sentir mucha nostalgia. Pero, yo no tengo miedo a morir, tío. ¡Yo no nací para esta vida!

Le pregunté: — ¿Y qué es la muerte para ti, querida mía?

– Escucha, tío, cuando la gente es pequeña, a veces, nos vamos dormir a la cama de nuestro padre, y al día siguiente nos despertamos en nuestra propia cama, ¿a que sí? (Recordé a mis hijas, en la época en que eran niñas de 6 y 2 años, con ellas yo hacía exactamente igual). Esto mismo es.

– Un día yo me dormiré y mi Padre vendrá a buscarme. Me despertaré en la casa de Él, ¡en mi verdadera vida!

Me quedé estupefacto, no sabía qué decir. Me impactó la madurez con que el sufrimiento había acelerado la visión y la espiritualidad de aquella niña.

– Y mi madre me recordará con nostalgia – añadió ella.

Emocionado, conteniendo una lágrima y un sollozo, le pregunté:

– ¿Y qué significa la nostalgia para ti, querida mía?

– ¡La nostalgia es el amor que permanece!

Hoy, a los 53 años de edad, desafío a quien quiera a dar una definición mejor, más directa y simple de la palabra nostalgia: ¡es el amor que permanece!

Mi angelito ya se fue hace muchos años. Pero me dejó una gran lección que ayudó a mejorar mi vida, a intentar ser más humano y cariñoso con mis pacientes, a revisar mis valores. Cuando la noche llega, si el cielo está limpio y veo una estrella, para mí es “mi ángel “, que brilla y resplandece en el cielo.

Imagino que ella es una estrella fulgurante en su nueva y eterna casa.

Gracias angelito, por la vida bonita que tuve, por las lecciones que me enseñaste, por la ayuda que me diste. ¡Qué bueno que existe la nostalgia! El amor que queda es eterno.”
 
Por el Dr. Rogério Brandão, oncólogo brasileño
Artículo publicado en el blog Pensador, y traducido por Aleteia

sources: Pensador

Puedes dar a me gusta en Face y a seguir en Twitter. También puedes suscribirte y comentar. Mil gracias

Anuncios

2 pensamientos en “TÚ HAS TENIDO MUCHA SUERTE…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s