LA PROCESIÓN VA POR DENTRO…

DEJAR HUELLA. LA PROCESIÓN VA POR DENTRO-01

Dejar Huella. La Procesión va por Dentro…

He tenido que enfrentarme a muchos acontecimientos en mi vida, en los que he hecho bueno el dicho de: “La procesión va por dentro…”.

Detrás de tanta sonrisa, de tanta buena cara, de tanto “teatro” no sabemos lo que se oculta realmente en el interior de las personas. A veces, un simple roce con la persona adecuada hace que se nos caiga el mundo encima, como el telón de nuestra falsa obra. Tantas veces hemos cometido el error de creernos nuestro personaje en la vida, para descubrir que en muchas ocasiones dista mucho de lo que realmente somos y no queremos mostrar.

Crear conflictos internos entre lo que deseamos y lo que debemos ser para la galería es, posiblemente, sumir nuestra vida en el sufrimiento…

El ser humano es placer, dolor, ira, etc. pero no es sufrimiento. El sufrimiento es una creación de nuestra mente que perpetua nuestro dolor y nos llena de miedos y temores, impidiéndonos poder aprovechar el instante que realmente sirve para sacar lo mejor de nuestra existencia, que no es otro que: “EL AHORA”.

Queridos amigos, os garantizo que sé de lo que hablo, nadie me lo ha contado. Gracias a Dios gozo de una buena salud, sin embargo, desde pequeño he sufrido como un enfermo (he sido hipocondriaco).

Cualquier dolor o hormigueo de brazo ha sido para mí el principio de un infarto (llevaré entre 50 y 100 en mi vida, y la mitad de ellos mortales), cualquier carraspera de garganta, dolor de abdomen, dolor de cabeza o incluso picor de pito, han sido los síntomas de un cáncer (llevare cientos de ellos)…

He vivido enfermo sin ningún dolor, hasta que he comprendido la lección. El dolor es mío, el sufrimiento no. ¿No me crees? Pregúntate lo siguiente:

¿Estás sufriendo ahora por algo? Respóndete y pregúntate: ¿Qué te duele?

El dolor es un aviso del cuerpo o de la vida, algo para lo que el ser humano está preparado, algo que nuestro cuerpo y nuestra mente sabe como quitarse de encima… Siempre y cuando no aparezcan todos nuestros condicionantes para perpetuarlo en nuestra vida en forma de sufrimiento, arrastrándonos hasta, incluso, el extremo de matarnos por su causa.

Nosotros nos hemos hecho expertos en generar sufrimiento. Te diré algo por si no lo sabes: “TE VAS A MORIR”. Ya tienes argumento de sobra para sufrir, o por el contrario, para vivir intensamente… Es más nuestros seres queridos “SE VAN A MORIR”, ya tienes argumento para no salir de tu mundo de fantasía, o por el contrario de salir y vivir disfrutándolos cada segundo como el último. El poder de la vida, es, que la decisión es TUYA.

Una querida amiga me decía: “Yo juego toda la tarde con mi hijo, cuando llega la noche y le acuesto siempre le leo un cuento, tras acabar le digo: ‘a dormir’ y mi hijo me dice: ‘mamá un poco más…’, ¿qué hago? Yo lo tengo claro:

“¿Cuánto alargarías la noche si supieras que puede ser su última? ¿Cuántas veces darías al reloj para atrás, si al amanecer no estuviera?”. ¿Cómo sabes que no lo es…?

Eso me ha enseñado la vida, a disfrutar lo que tengo cuando lo tengo y ya pasare el dolor cuando me llegue, no sufriré por lo que pueda pasar mañana.

Creer que nos pasara lo que le pasa al vecino, lo que le pasa al hijo del vecino, o temer por el futuro, etc. es un sufrimiento gratuito que nos resta tiempo para vivir las verdaderas experiencias de nuestra existencia. Aquellas que no van más allá del “AHORA MISMO”, donde si te paras, respiras profundamente, te observas sin juzgarte y dejas que fluya lo que realmente eres no saldrá nada más que, una sensación de amar y agradecer todo lo que te rodea en un fuerte y grande “Hallelujah”.

Mi tontuna durante tantos años (y seguramente los que me queden), no se la deseo transmitir a mis hijos. Quiero que aprecien el dolor como un mensaje que tienen que comprender, pero que no sufran por lo que, quizá, nunca les pasara… Y si pasa, eso es la vida ese día.

Puedes dar a me gusta en Face y a seguir en Twitter. También puedes suscribirte y comentar. Mil gracias

Anuncios

Un pensamiento en “LA PROCESIÓN VA POR DENTRO…

  1. Querido amigo, no podía estar más deacuerdo contigo.
    Hoy cumple mi creador 84 años, le celebró cada día , le abrazo siempre que puedo le digo lo que le quiero, sabiendo que al momento ya no se acuerda, me he prometido a mi misma que debo ser fuerte cuando decida decirme adiós , pero hasta entonces no le va a faltar mi agradecimiento y mi afecto incondicional de estar en esta vida.
    Disfruto mi trabajo cada día con entusiasmo, siempre cuando cumple mi horario salgo con la alegría de ver a mi familia y de pasar esos intensos y cortos momento.
    De jugar con mi incondicional Candy que tanto aporta , y con la visita de mis padres para sentirme completa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s