ESPERANDO EL PARAÍSO…

dejar huella esperando el paraiso-01-01

Dejar Huella. Esperando el Paraíso…

Beni, te voy a contar mi historia, también me gustaría escribirla en un blog… Me veo joven, subida en un caballo, con una falda corta, con una larga trenza y cabalgando por los campos de Colombia que tanto añoro y amo.

Allí donde con tanta pena tuve que dejar a lo que más quiero y he querido en mi vida, a mis hijos, sin saber que aquel beso sería el último que le daría a uno de ellos…

Claudia me ha conmovido tu sinceridad y tu anhelo, no creo en las casualidades y precisamente estaba escuchando la canción que dejo aquí.

El destino te ha puesto muchos obstáculos para que los saltes a lomos de tu precioso caballo de ilusiones, para que cabalgues por la vida como la joven amazona de la tierna y dulce sonrisa, aunque, por dentro la añoranza de tu querido hijo, perdido fatalmente en un accidente, te exija llorar.

Dios que es muy sabio, te otorgó dos ojos, uno por el que lloras la muerte de tu amor, otro por el que te brotan lágrimas de alegría de ver el legado que te dejó, sin ser consciente de que su verdadera sorpresa, no sería la que te envolvía entre paños de bebé, ésta permanecería con su propia ausencia para siempre , antes de poder comunicarte que te haría abuela por primera vez. “¿Dónde está mi hijo…?”. Balbuceas espontáneamente, mientras tus ojos se derriten en una mirada borrosa…

Como padre no me imagino la dimensión de enterrar a mi hijo y a los pocos días recibir al suyo en mis brazos. ¡Claudia! Dime tu secreto… ¿Cómo puedes sonreír? ¿De dónde sacas tanto amor? Eres un ser admirable y tremendamente sensible, conectada, sin duda, con la fuerza de la gran vibración creadora.

¡Oohh cuánto capricho de la vida! Y muchos de nosotros despotricando nuestra suerte, mala, porque no nos va el whatssap, en los casos más graves porque a nuestro niño le han quedado dos para septiembre o por alguna factura que no sabemos como pagar. Que ridícula conciencia Universal compartimos los humanos “desarrollados”, preocupados por las vanidades que han convertido nuestro mundo en el infierno visionado por Dante Alighieri, lleno de fuego, de huesos y de angustiosos quejidos.

¡Por favor, despertemos! El amor es el camino, y como me decía mi amiga Macarena Perona, en un más que agradable café, “El amor es Dios y Dios es contagioso”. Yo grito “CREEMOS LA PANDEMIA DE AMARNOS Y EXPRESARLO DESDE EL CORAZÓN”, si tenemos que morir, que sea de amor hacia nosotros y hacia el resto. ¡Yo me apunto!

En el fondo todos somos lo mismo… hidrógeno, oxigeno, carbono y un código de energía inteligente que vibra en cualquier cosa existente.

El gestor de ese código te ha puesto duras pruebas Claudia (un accidente dejó impedido a tu otro hijo), antes de entregarte el paraíso de cristal de tus sueños, hecho de lágrimas fosilizadas, de cualquier forma, provenientes de tu gran corazón.

Cómo alguien tan aparentemente frágil puede resultar tan fuerte, qué ejemplo de verdadera fe en la vida y qué ejemplo de gratitud, después de tantas desgracias no comprendidas, concluyes con “si Dios lo ha querido será por algo”.

Pronto volverás a tu querida tierra, Colombia, con tu otro hijo que te necesita  y tu amado nieto, fruto del amor de tu vida, hasta que te llegue la hora de disfrutar de tu sueño de joven amazona de pelo largo, falda corta, de sonrisa gigante y, sobre todo, de destino libre.

Gracias Claudia, por lo que dejas en mi persona, tu fortaleza, tu fe, tu noble sentir, tu disposición, tu cariño… Cuando te marches te echaré de menos, aunque, me sentiré contento de pensar que galopas en tu precioso caballo llamado “Felicidad”, al que te mereces subir y no volver a bajar jamás.

Millones de besos.

 

Puedes dar a me gusta en Face y a seguir en Twitter. También puedes suscribirte y comentar. Mil gracias

Anuncios

Un pensamiento en “ESPERANDO EL PARAÍSO…

  1. Conozco y Reconozco a esa chica…. a esa persona, a ese ser humano que … sufre y al tiempo vive, que vive y al tiempo sigue de pie… luchando, llorando y sobre todo viviendo ….
    La lástima, la pena… la tristeza… son necesarias para comprobar que lo que realmente importante es otra cosa, es otros valores, es otra forma de sentir, de amar…
    AMEMOS A LOS DEMÁS COMO A NOSOTROS MISMOS. Por que tan únicos, maravillosos y mágicos son como nosotros. Pero quizás no a todos debamos de amarlos …. pero si todos deben de ser amados.

    Sueños, amor, ilusión, magia…. al final… la vida está para vivirla y para descubirla… la vida es UN APRENDIZAJE… APRENDAMOS A AMAR.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s