NUESTROS HIJOS PIDEN SOCORRO…

socorro-01

Dejar Huella. Nuestros Hijos Piden Socorro…

El otro día una joven persona me confesaba apenada: “Beni ¿Por qué no le puedo decir esto a mis padres…?”. Os aseguro, por lo que más quiero en este mundo, que no estábamos hablando de una tontería sin importancia. Estábamos hablando de un tema muy serio, el cual no mencionaré por respeto a su intimidad.

Lo que no puedo dejar pasar por alto, es el verdadero problema con el que se enfrenta la juventud en numerosas ocasiones (quizá, demasiadas) y destacadamente con algunos temas:

Su propia ignorancia (estamos en el mundo de la información, pero no del conocimiento).

Y, sobre todo, con la poca confianza con la que cuentan para plantearles a sus padres problemas, situaciones, actitudes y hechos de graves consecuencias para su integridad, pues, están seguros que si lo hacen serán castigados, juzgados, reprimidos, infravalorados o en el mejor de los casos ignorados.

Nuestros hijos se merecen más sentido común y audacia por nuestra parte. El dilema paterno no es si les podemos permitir que hagan ciertas cosas, el verdadero dilema, es si nosotros con nuestra arrogancia, con nuestras posiciones inflexibles, con nuestras órdenes y deseos podemos evitar que las hagan.

Daré respuesta a esa cuestión con el corazón en la mano, y basándome exclusivamente en mi experiencia como hijo adolescente y como padre con adolescentes, en un gran número de casos, los padres NO HAN CONSEGUIDO que los hijos siguieran sus recomendaciones, sin embargo, Los hijos SÍ HAN CONSEGUIDO que los padres no se enterasen de que los estaban desobedeciendo.

Nuestro  grado de tozudez, de rectitud, de represión… será directamente proporcional al número de mentiras y de falta de confianza que encontraremos en la relación con nuestros hijos, porque que nosotros no nos enteremos de sus acciones, no significa que no estén haciendo lo que les de la real gana.

He tenido la suerte de enterarme por boca de mis hijos de montones de cosas que los hubiera matado, pero en lugar de ello, en lugar de juzgarlos, de prohibirles, de reprimirles… les he guiado por el camino más responsable, recurriendo a médicos, a psicólogos, a amigos, a amigas, en definitiva a quien mejor me pudiera asesorar para afrontar cuestiones que yo no me he atrevido, por mi propia ignorancia, a solucionar.

Porque, desde luego, ser padres no es protegerlos de todo, simplemente es ser su primera opción de SOCORRO y ser padre no es solucionarlo todo, es ayudarles a encontrar la mejor solución, con el respeto que merece una persona ante cualquier acierto o error

No olvides que tu hijo antes que tuyo fue persona.

Ponte en la piel de hijo por un momento, vas y le dices a tu padre algo que no le gusta y te castiga, te reprende, te juzga… Mañana te pasa lo mismo ¿Cuántas veces más irías a confiarle tus secretos o dudas? Al final, estoy seguro que optarías porque no se entere.

Lo lamentable, es que como hijo te encuentres en algún problema grave o potencialmente grave y no puedas recurrir, por miedo, a las personas que más te quieren.

Te garantizo que sé de lo que hablo, por favor, escuchemos a nuestros hijos. Están deseando pedirnos SOCORRO.

Salgamos de nuestro mundo para descubrir el de ellos, o acabaremos cruzándonos todos los días por el pasillo de nuestra casa con caras y cuerpos muy conocidos, pero, en muchos de los casos, con personas totalmente desconocidas a las que simplemente llamaremos hijos.

Sé de lo que hablo, insisto, esto NO ES UNA BROMA, en alguna ocasión, por desgracia, es cuestión de vida o muerte.

Para terminar, y por llevar la contraria a la creencia general, diré que los hijos no se deben ganar la confianza de sus padres, LOS PADRES NOS DEBEMOS GANAR LA CONFIANZA DE NUESTROS HIJOS, para eso somos nosotros los adultos y los que manejamos la inteligencia emocional… No te preocupes por el resto, lo aprenderán de tu ejemplo.

Puedes dar a me gusta en Face y a seguir en Twitter. También puedes suscribirte y comentar. Mil gracias

Anuncios

2 pensamientos en “NUESTROS HIJOS PIDEN SOCORRO…

  1. Uff, amigo Benito, es dificil, muy dificil dejar de ser tan ciego ( por lo que comentas como padres que amamos a nuestros hijos no podemos acercarnos a ellos )…. porque nadie nos enseñó a valorar la confianza… nadie nos enseñó a valorar el escuchar sin opinar… y sobre todo nadie nos enseñó a no sentir miedo por lo que se avecina cuando un hijo te dice… ó podría decirte….
    Los tiempos que corren deberían de darnos las respuestas … es decir, es tan lamentable el mundo que tenemos alrededor, tan falto de valores y de principios, que nosotros los padres somos los que deberíamos de ponernos las armaduras y aprender a valorar lo que tenemos…. la oportunidad de sembrar en las generaciones futuras otro modo de enfrentarse al mundo.
    Pero?… tengo miedo, mucho miedo, y no sé cómo liberarme de él teniendo delante a mis hijos… con un problema…
    Gracias por hacerme reflexionar ….

    • Una vez alguien me enseño a combatir el miedo con miedo… temo más a lo que no pueda saber, que a lo que me pueda decir uno de mis hijos. Prefiero que me digan y callar, a no saber y estar hablando… Tú querida amiga, tienes un corazón enorme, capaz de iluminar tu vida y la de tus hijos… Escuchalo y deja que lo escuchen tus hijos, para eso, a veces, se necesita silencio, respeto y libertad para crecer… Eres una madre extraordinaria y tus hijos lo saben. ¡Ánimo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s