¿LO NORMAL PUEDE SER LO DAÑINO?

DEJAR HUELLA. LO NORMAL

Dejar Huella. ¿Lo normal puede ser lo dañino?

¿Qué pasa si nos juntamos unos cuantos que podemos marcar tendencia, bien por nuestro estatus social o por las influencias y poderes que posemos, y nos inventamos una moda que sea a nuestra conveniencia?

¿Qué pasa si los normales basamos nuestra moral y existir en ser rentables y ganar dinero?

¿Es posible qué el mundo, entonces, de normal no tenga nada? ¿Me pregunto si es necesario tanto sufrimiento?

¿Qué nos está pasando? Cómo aceptamos todo lo que nos dicen, aún, a sabiendas de que muchas de las veces nos hacemos daño a nosotros y los que nos rodean.

Con motivo de publicar mi libro y gracias a los continuos comentarios que me hacen llegar sus lectores, me doy cuenta, más si cabe, que la verdadera enfermedad, el verdadero trastorno, es la normalidad.

Decía Jiddu: “No es síntoma de buena salud estar bien adaptado a una sociedad enferma”. Por desgracia para nosotros, hemos contemplado el éxito como el perfecto acatamiento a normas y rigores de una sociedad con tendencias suicidas.

Cómo vamos a salvar el planeta si somos incapaces de salvar a nuestros hijos, y cómo vamos a salvar a nuestros hijos si ni siquiera sabemos salvarnos a nosotros…

La normalidad debería ser partir de un cero, el cero de personas con valores que sean dignos de llamarse humanos. El cero de personas con la capacidad de sufrir y saber manejar emociones, no bien vistas, sin la imperativa necesidad de huir hacia un placer efímero y poco realizador que nos venden como el paraíso de la felicidad.

Es necesaria la confianza en la vida y en la muerte, como símbolo de que nuestra existencia no puede ser acaparar…

La verdadera vida se divide en emociones que nos hacen sonreír y otras que nos hacen llorar, aprovecharlas todas para aprender es vivir el momento, quizá, lo único real.

¡Dejemos de prometer futuro! Para optar, sin lastimar, por un camino diferente, donde cada uno lleva su paso y su lección. Pero con una vida igual de plena, porque muchas veces las velocidades las marcan las particulares condiciones orgánicas, y por ello, estas personas tendrán la suerte de aprender asignaturas que los normales no verán ni en sueños, lo único que debemos hacer es respetarlos y no destruirlos.

Un frenazo en seco sería una buena reacción para comprender lo que pasa, pero sin cometer el profundo error de siempre… intentar comprender y arreglar al de enfrente sin comprenderte y arreglarte tú mismo…

Si no lo haces por ti, hazlo por tus hijos, ellos se merecen aprender lo mejor de nosotros.

Puedes dar a me gusta en Face y a seguir en Twitter. También puedes suscribirte y comentar. Mil gracias

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s