¡QUÉ BONITO, SI FUESE VERDAD…!

gradu naz-01

Dejar Huella. ¡QUÉ BONITO, SI FUESE VERDAD…!

Subió al escenario el maravilloso profesor y empezó a describir los maravillosos años que había pasado dando clase a los maravillosos alumnos, subió la alumna y describió los maravillosos años que había pasado con sus maravillosos profesores, mientras los maravillosos padres nos regocijábamos en nuestras orgullosas babas…

Un gran teatro, edificio histórico, para otorgar la recompensa; el premio a “la buena doma”, el premio y el reconocimiento a ser un “buen loro” que repite, muchas veces sin entender, lo que los adultos deseamos que aprendan a toda costa. Con el único fin (encubierto), de que nuestros hijos sean en esencia y con las mejores notas, por lo menos, tan mediocres como el resto del mundo.

“Enhorabuena a todos los que estáis aquí porque habéis logrado el éxito gracias a vuestro esfuerzo y sacrificio”, llenándose el teatro del sonido de las palmas unidas; sin saber que aplaudimos un nuevo éxito de un sistema injusto que deja en la cuneta a todo aquel que desea ser creativo.

 ¿Y los que no están? Esos que han suspendido, los que no se han adaptado, esos que no han entrado a “la doma” de un sistema despiadado con los que piensan o actúan diferente a lo que tanto conformismo reprime.

No hablo de cualquiera, hablo de Albert Einstein, Michael Jordan, Esteve Jobs, Bill Gate, Thomas Edison… y hablo de tantos de nuestros hijos que son víctimas de las creencias de una estúpida sociedad de la que nosotros somos una parte activa y responsable como los que más.

Por favor, lo que he vivido en primera persona, por mucho acto, y nunca mejor dicho, “función de teatro”, dentro y con el empaque de una exquisita representación, con el único objetivo de dejar claro lo buenos que somos todos. Yo no me la trago, yo no soy tan bueno.

Pido perdón públicamente a todos los que no estaban allí en ese momento, pues, ellos valen tanto o más que los que estaban con su “banda roja”. Les invito a que sigan buscando su camino y a que no se dejen llevar por la locura absurda de los que somos mediocres.

A vosotros “los fracasados”, no abandonéis, no os perdáis por el camino al que os estamos obligando a tomar con nuestras vacías calificaciones.

Por favor, no creáis en nosotros aunque seamos titulados, porque de ninguna manera, todavía ni el de mejor nota ha demostrado que de verdad sepa vivir…

Si eres de los que han “fracasado” no te preocupes lo más mínimo por lo que no te reconocen, ya que muchas de las cosas que repetimos “los sabios loros” de un sistema obsoleto, que no enseña a apreciar lo verdadero: LA VIDA, son merito de personas que han sido las “fracasadas” de su época.

Pensando que encontrarán vida fuera de la escuela, mi más sincera felicitación a los QUE NO SE HAN GRADUADO y a los que lo han hecho siendo críticos con el sistema… el resto no sabemos lo que hacemos; incluyéndonos los padres, maestros, políticos, etc.

Lo más importante de la vida hija mía, no es lo que escuchaste el día de tu graduación, precisamente es lo que no escuchaste,  es saber apreciar que estamos vivos, los que cambiamos este saber por dinero, por notas, por éxito… estamos suspensos al final de nuestra pobre existencia.

Te quiero…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s