NADA QUE DE VERDAD SIRVA…

charla-beni-01

Dejar Huella. Nada que de verdad sirva…

Partiendo de la base que una cosa es ganarse la vida y otra cosa es vivir, que una cosa es la memoria como herramienta de vida para moverse por el mundo y otra cosa es como herramienta psicológica, que una cosa es el recuerdo y otra cosa la experiencia que nace a cada segundo…

Tengo que confesar que a nivel psicológico no he enseñado nunca nada a nadie que de verdad sirva.

Ahora que me piden (a raíz de mi libro) que vaya hablar sobre mi experiencia, me doy cuenta que nada de lo que diga servirá…

Es imposible que nadie aprenda, a nivel psicológico, ni una sola cosa de otro, aprender en el sentido más integro de la palabra.

Es un error de base, si todo lo que sé, a nivel psicológico, se sustenta en el recuerdo de las experiencias pasadas, mi sabiduría está caducada para el momento presente, porque cada momento es experimentable puramente e íntegramente libre de recuerdos, experiencias y condicionantes.

De no vivirlo libre de la carga del saber, no se está viviendo realmente lo que es. En el momento en el que se piensa, se valora, se juzga o se interviene, cambiamos la integridad única de la verdadera presencia, por la presencia del condicionante humano con toda su desdicha y sufrir…

He tenido “éxito” con mi libro, a mucha gente le “sirve”, dicen que le es “útil”… Pero he de confesar que por mucho que cale en el que lo lee lo que está escrito, no estará calando en la verdadera parte del SER. Todo lo que está ahí en palabras se queda en nuestras creencias y condiciones, dicho de otra forma, en la superficie de la superficie. Se queda en lo que no tardará en morir… al no ser que se indague con seriedad y profundidad en el hecho tal y como es.

Por esto mismo, es por lo que nunca he podido, ni podré enseñar a nadie nada útil. Porque en el único lugar donde se puede aprender algo de verdadera utilidad y sentido para la vida es en el SER, y para esto no se necesita ningún maestro. Cualquier intento de aprender a través del camino de otro destruye la posibilidad de adquirir la verdadera y transformadora experiencia.

Sin duda he tenido mucha suerte, en realidad, la misma que todos tenemos en este preciso instante. La misma que la vida me ha puesto para que todo lo que pase en mi vida apunte hacia mi interior.

No he tenido hijos con dificultades de aprendizaje para que yo les enseñe a vivir, la vida me los ha puesto para que yo aprenda de ellos.

Porque la sabiduría suprema sabe que jamás de los jamases le podré enseñar algo auténtico y verdaderamente útil a alguien que no sea a mí mismo…

En mis próximas charlas, quizá, la única palabra que debiera decir fuese un simple “GRACIAS”, para después callar y aprender de los que me rodean…

GRACIAS OS QUIERO…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s