EL SALTO DEL GANSO

DEJAR HUELLA. EL SALTO DEL GANSO

Nos encanta contarnos historias. Nos encanta regocijarnos en el ensueño de nuestros anhelos. Bien sean de éxito, de amor, de poder, de fama, de relevancia, de placer…

Nos encanta contarnos la historia de lo que deseamos que sea. Nos encanta deleitarnos con nuestro cuento de lo que debe ser nuestra vida. Bien sea el del trabajo adecuado, la pareja adecuada, los hijos adecuados, las circunstancias adecuadas, etc.

Nos paseamos por las nubes perdidos, intentando atrapar con nuestras manos, para nosotros, el cielo. No nos dejamos llevar por el aire hacia donde sopla, con la incertidumbre, con la fuerza renovadora y creadora de cada instante.

Nuestra poesía se centra en cómo atraparlo todo, en cómo abrazarlo todo, en cómo retenerlo todo… Hemos convertido nuestra forma de vivir en una resistencia a la propia vida, que es literalmente imparable.

Imagínate al ganso del percebe, que a los tres días tiene que dar un salto al vacío de 120 m., sin saber volar, por un escalpado acantilado, diciéndose “yo no salto”.

Seguramente, “los gansos”, sean conscientes de que están asumiendo un riesgo, pero no se pueden permitir no aprovechar la oportunidad de vivir y saltan confiados en que la propia creación que los ha formado, también los ha provisto de la robustez (para encajar los golpes), de las habilidades y de las herramientas necesarias para que vivan su propia experiencia de existir. Alimentando, a la vez, desde la pequeña fuente de cada uno, el gran manantial del que todos partieron. La conciencia, única,  de los gansos del percebe.

Ellos no se paran a pensar, a mirar si uno sobrevive y otro se mata. No esperan a que nadie los rescate, les mande un paracaídas, les de una terapia, les diga cómo saltar, cómo caer, no van a una sesión de risas, ni a una de llantos, ni miran al sol, ni a la luna…, ni tan siquiera rezan para que sus alas estén a punto. Cuando toca, solo se dejan caer. Es su único paso coherente, aunque, parezca el más loco y doloroso.

Tienen impregnada la vida y cualquier cosa que les pase seguirá siendo vida, afrontándola desde lo más alto, atravesando el vacio con la seguridad de que nadie nunca pierde. Cada uno hace su aportación al todo, incluso la dura roca, sin dejar de ser la simultánea creación.

Nuestros dramas para no saltar solo le dan sentido a nuestros falsos cuentos.

Le damos valor a lo que pensamos, que es insignificante, caduco, anecdótico y pobre, simplemente, para no mirar hacia el abismo.

Justificamos nuestro miedo a vivir con teorías que nos consuelan. Sin embargo, no nos dan la felicidad. Teorías que nos anestesian, pero no nos dan la paz. Huimos del salto de vivir, por miedo.

No hemos comprendido que nadie podrá saltar por nosotros, nadie. No hemos comprendido que ninguna técnica que ya no poseas te salvará de la sensación de precipitarte por el vacío, para llegar a otro nivel de la experiencia.

Ese ¡uuuuyyyy qué me caigo y me mato! Nos paraliza matándonos y condenándonos al infierno de nuestros propios límites…

Seguramente duela el aterrizaje, pero no es comparable al sufrimiento de no querer vivir el salto. El mundo prefiere hacerse el héroe para matarse, con su compañero de viaje en el nido, antes de mirar con honestidad el reto de su intransferible brinco.

UUUUUUUUUUUFFFFFFFFFF, qué descanso cuando saltas y te das cuenta que has nacido para eso. Cuando reconoces, sin saber lo que eres, lo que no eres.

UUUUUUUUFFFFFF ¡qué paz! Saber que el destino es vivir intensamente lo que la creación me pone, no luchar por salvarme de la misma.

Solo después de saltar hacia el alimento y cumplir con su cometido al ganso del percebe se le desarrollan las alas que le permiten volar por el inmenso cielo. Deslizándose por él con la libertad de no desear poseerlo…

UUUUUUUFFFFFFF ¡QUÉ PAZ NO TENER QUE DESEAR LLEVARME NADA, PUES, TODO ME PERTENECE Y A TODO PERTENEZCO!

PORQUE TE QUIERO ¡SALTAAAAAAAA!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s